lunes, 29 de abril de 2013

Rosa de Jericó. Mantenimiento y Conservación

Como debemos de mantener a nuestra Rosa de Jericó

Quien adquiera una Rosa de Jericó o doradilla, no debe de olvidar ni por un instante, que hemos comprado ante todo, un ser vivo y por lo tanto debemos darle unos cuidados que nos permitirá disfrutar por más tiempo de esta interesante planta de la botánica mágica, que nos puede ayudar y también proteger, si conocemos algunos de los secretos que la rodean.

Rosa de Jericó. El Agua

Algo importantísimo para el mantenimiento de la doradilla es el agua, pues de ella vive, en ella habita y dentro de ella debe de "trabajar".

Recomendamos que NUNCA se la mantenga con el agua del grifo, principalmente si habitamos en una gran ciudad, pues las grandes cantidades de substancias asépticas que se vierten en las aguas tratadas en las grandes filtradoras hidrográficas y urbanas, no son precisamente las mejores para mantener en un estado óptimo a la Rosa de Jericó.

Recordamos que el agua de pozo y principalmente la de lluvia recogida en una noche de luna llena, es mucho más poderosa que el agua normal.

La mejora agua, lógicamente es la de la lluvia, pero como sabemos que en ciertas épocas e incluso en algunas regiones de España, ésta es difícil de obtener a voluntad, recomendamos la de pozo o de mina, mucho más puras y sin ningún tipo de duda, más favorables a la duración y mantenimiento de nuestra planta.

Rosa de Jericó. El Recipiente

Cada cual es muy libre de mantener la doradilla en el tipo de recipiente que más le guste, pero hemos de advertir que algunos son más positivos que otros, y así vemos como desde siempre, los recipientes de barro o materias naturales, son mucho más ponderados y conservantes que los de fibra sintética, principalmente el plástico o el metacrilato.

El cristal mineral, debido a su alto contenido en sicilio, mineral muy  parecido al carbono, es también un elemento aconsejable.

Pero el mejor es, sin duda, el barro cocido y la madera, aunque debido a su difícil adquisición, pueden también recomendarse el cristal, la monterita y otras substancias de origen puramente  mineral.

No aconsejamos poner más de una doradilla en el mismo recipiente, pues cada planta debe de "trabajar" por su cuenta, y debe de tener una autonomía total.

Artículo creado y diseñado por Alicia Conde y Rosa de Jericó

sábado, 20 de abril de 2013

Historia y leyenda de la Rosa de Jericó

LA MISTERIOSA Y LEGENDARIA ROSA DE JERICÓ

 
Son muchos los investigadores que han querido estudiar el origen del nombre de "Rosa de Jericó", y se han dado tanta explicaciones y versiones como estudiosos lo han intentado. La verdad es que nadie sabe a ciencia exacta cuando recibe tal nombre y porque lo lleva, pero de lo que estamos seguros, es que en los alrededores de la ciudad de Jerico, siendo la más antigua que se conoce en nuestro mundo (hacia el 8.000 antes de nuestra Era), ni tan siquiera  se conoce si había algún ser vivo.
La Rosa de Jerico donde crece y en abundancia, es en ciertas llanuras del desierto de Arabia y en las numerosas colinas que rodean las preciosas y mágicas riveras del Mar Rojo.

 

Poderes extraordinarios de la Rosa de Jericó


Posiblemente en los primeros siglos de la Edad Media, algunos viajeros y aventureros llegaron a Jericó, algunas de estas mágicas plantas, y de aquí el nombre que se la conocía en el Medioevo (Rosa Hiericontea).

Su tradición esotérica en Europa se remonta al siglo XIII, pero en Asia se pierde en la noche de los tiempos.  Suponemos que al principio era utilizada como elemento adivinatorio del tiempo, ya que al ser un vegetal del tipo higrómetro (muy sensible a los cambios de humedad), los magos y chamanes la utilizaban como detector de los cambios meteorológicos. Para ello, la mantenían medio enterradas en una zona arenosa y casi siempre al aire libre. En tiempo seco se mantenía siempre cerrada, y con la llegada de la humedad se desenvolvía con lentitud si la lluvia parecía aun lejana, o con rapidez si la lluvia llegaría en brevedad.

En un momento que aun desconocemos esta planta pasa a los laboratorios de alquimistas y a talleres de antiguos magos, que la bautizan con el nombre de FLOR DIVINA.
Se le aseguran grandes propiedades, y cuando llega a Europa, son los ocultistas franceses, quienes afirman que la Rosa de Jericó es un espléndido diagnóstico para los embarazos, así el investigador galo J.B. Thiers  en su magnífico libro sobre el "Tratado de las supersticiones" nos dice:


"La creencia en los poderes de la Rosa de Jericó, está muy extendida desde hace tiempo por toda Francia, principalmente en la zona de Provenza, donde todavía se cree que si una mujer embarazada coloca una de estas plantas en un vaso de agua de lluvia, y el vegetal se despliega con ufanía, será señal segura de que el parto será totalmente feliz".

Michel Monter asegura también en sus trabajos de campo sobre las antiguas creencias europeas: "La creencia en los poderes mágicos de la doradilla, se remonta en Europa a la Edad Media, y tiene fama entre las gentes de lo oculto y los habitantes de ciertas zonas rurales, que dicho vegetal, absorbe y se alimenta de las energías negativas que pueden haber en una casa, tras lo cual las transforma en positivas. Debido a ello, en extensas zonas de Balonia (Bélgica) se pueden ver platos o jarras de doradillas incluso en comercios públicos".
Hace ya algún tiempo recogimos una antigua leyenda medieval que pos su cercanía geográfica y su contenido, creemos que es muy interesante que quede reflejada en este artículo:

Hacia el siglo XIII, un caballero catalán de nombre Guillaume y presumiblemente perteneciente a la nobleza del Vallespir, regresó de las cruzadas y trajo consigo una de estas plantas, con la convicción de que tenían propiedades mágicas. Al llegar a su tierra, se encontró con un triste suceso, pues su hijo, de igual nombre, había contraído la peor de las enfermedades de la época: la lepra. El caballero, abatido por el suceso recogió agua milagrosa de una Iglesia cercana y puso en ella, una Rosa de las que había traído de Oriente, la tuvo allí durante nueve días e hizo que su hijo bañara su cara con dicha agua. Dice la leyenda, que el joven curó casi de inmediato, lo que llenó de perplejidad a todos los asistentes.
Es a partir del siglo XIII, en que la doradilla está presente en mercados populares en los que los curanderos y las hechiceras, la recetan de escondidas para que sus clientes puedan adivinar el futuro o alejar el mal de ojo que tanto preocupaba a las gentes de aquellos tiempos (y a muchas personas en la actualidad).

La verdadera historia se pierde en la noche de los tiempos, pero que sí queda bien patente, es que tanto los indios de Norteamérica, como los magos orientales y europeos, vieron en este extraño vegetal un elemento misterioso cargado de poderes y, que sin duda, sería muy provechoso para aquel que conociera sus facultades y así poderlos emplear.
No quiero extenderme más en este tema, pues creo que estos cortos datos sobre su origen nos puede confirmar la fe, que la gente ha tenido desde hace siglos o milenios, en la misteriosa Rosa de Jericó.

Artículo creado y diseñado por Alicia Conde y Rosa de Jericó

Introducción de la Rosa de Jericó

¿Que es realmente la rosa de Jericó?

 
La rosa de jerico
Muchos son los que la utilizan, pero muy pocos las que saben realmente lo que es la Rosa de Jericó. Hemos creído oportuno incluir en este pequeño trabajo, una referencia científica sobre dicho vegetal, para mayor conocimiento del público esotérico.
 
En general se conoce como "Doradilla" y es un helecho de la familia de las licopodíneas. Su aparición data del periodo Carbonífero, o sea, desde hace unos 250 millones de años, y en aquella época, algunas especies llegaron a alcanzar hasta los 15 metros de altura. Con el tiempo fueron reduciéndose en tamaño hasta llegar al que actualmente tienen. Se conocen 925 especies repartidas por todos los continentes menos Australia, aunque debido a ser ésta una zona muy inexplorada, no se descarta su existencia.

¿No crees que te vendría muy bien la Rosa de Jericó en casa?

 
De estas casi mil especies existentes solamente una tiene las propiedades mágicas que a nosotros nos interesa, la que se denomina "Selaginella lepidophilla", que curiosamente se cría por millares en los extensos prados de los Estados Unidos de América,aunque también proliferan en algunas zonas del norte de España, oeste de Francia, Bélgica, y también en algunos lugares del Oriente Próximo.
 
Los indios "pueblo", la utilizaban en diferentes rituales mágicos; sus hombres-brujos la denominaban "la flor que renace", pues cuando se seca parece que muera, y se enrolla formando una curiosa bola vegetal,ofreciendo el aspecto de una planta muerta y marchita, pero si se empapa de agua, adquiere de nuevo un color verde y vuelve a extender sus esporangios, de manera que en algunos casos puede dar origen a nuevas plantas nacidas de ellas.
 
Los "hombres medicina" de los indios Hopi, buscaban las doradillas que brotaban entre las rocas, pues aseguraban que eran las mejores, y las empleaban como elementos medicinales, y por cierto tenían muy buenas razones para hacerlo, pues modernamente se le reconocen a dicha planta propiedades terapéuticas, principalmente como vulnerario y diurético, aunque recomendamos a quien desee utilizarlo así, se asesore por un buen herbolario, para que éste le indique cantidad, modo de cocción, filtrado y posología.
 
Recordamos que los vegetales pueden ser nuestros mejores amigos, pero en algunos casos, pueden producirnos daños irreparables en nuestro organismo si no son utilizados correctamente.
 
Pierre Lhote, prestigioso antropólogo  y etnólogo especializado en el estudio de los indios de Arizona, California y Tejas, ha podido comprobar que en muchas tumbas precolombinas excavadas por él y su equipo, se encontraban restos de doradillas, principalmente en las tumbas de jefes y grandes sacerdotes, por lo que se supuso, que dicha planta era considerada sagrada por dichos personajes que la ponían en las últimas moradas, para asegurarse un renacimiento en la próxima vida, al igual que renacía dicho vegetal.
 
Hace algunos años "listos" comercializaron un tipo de helecho muy parecido a la doradilla, pero que apenas se mantenía abierta 24 horas. Esta gente sin escrúpulos comercializaba la "daukus carota", la célebre "daka-mata", de las antiguas brujas vascas, que aunque se parecen en algo a la doradilla, nada tienen en común, ni en cuanto a sus propiedades mágicas, ni tan si quiera botánicas, pues esta última es mas parecida a un tubérculo, dándose el caso  que cuando su flor se marchita en otoño, se parece en muchas ocasiones a la Rosa de Jericó.
 
Podríamos extendernos en el terreno de la botánica científica, sobre su morfología, reproducción y otras peculiaridades de la rosa de Jericó, pero estamos convencidos que todo ello quedaría fuera de lugar en este pequeño trabajo sobre la misteriosa planta que renace.

Artículo creado y diseñado por Alicia Conde y Rosa de Jericó

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...